+1 809 566 0948 info@centrovidayfamilia.com

Bienestar Emocional

El agotamiento

  • Posted on:  Lunes, 08 Mayo 2017 18:50
  • Escrito por  Juan Carlos Simó

La vida actual va tan rápido y es tan demandante que inevitablemente tiene un efecto en la salud de las personas, siendo uno de los síntomas más comunes el cansancio. 

Sin embargo, hay un punto donde la sensación de cansancio es superior a lo común, y no se soluciona con el sueño de la noche. Una situación a la que debemos prestar atención pues podríamos estar hablando de agotamiento.

¿Qué es el agotamiento?

Existen dos tipos de agotamiento: el físico y mental, pero básicamente uno está relacionado con el otro. El agotamiento tiene que ver con la carencia de los neurotransmisores serotonina o dopamina, o una relación entre esos dos. 

¿Cuáles son las causas del agotamiento?

Casi siempre lo que lleva más a ese agotamiento es la falta de calidad de sueño, que no es lo mismo que cantidad de horas que dedicamos a dormir. También la exposición excesiva al estrés emocional, cotidiano, laboral o personal ya que esto provoca una distorsión en algunas hormonas, especialmente las sexuales.  

Para entenderlo fácilmente en nuestro cuerpo producimos unas hormonas que se llaman esteroides (andrógenos y corticoesteroides), las cuales se sintetizan en una misma matriz. Cuando tienes estrés de la vida cotidiana hay más tendencias a que unas se reproduzcan más que otras. Cuando estamos muy agotados comenzamos a perder ese deseo de hacer cosas, relacionados con el perfil de los andrógenos, por ejemplo, estaremos mucho más cansados, nos despertaremos con deseo de seguir durmiendo en la mañana, desaparece completamente la respuesta al deseo sexual.

¿Cuáles son las consecuencias para nuestra salud de estar agotado?

Estar agotados sin recuperarnos crea una condición que se llama  hipercortisolemia que es la alta producción de cortisol, una hormona muy importante cuando tenemos un momento de estrés, que genera una resistencia de insulina.  

La resistencia de insulina mantiene los niveles de glucosa en sangre altos. El alto nivel de azúcar, a la vez, causa problemas en los lípidos, inflamación en las arterias, sobrepeso y distorsión en una cantidad de hormonas. O sea es una cadena de eventos que se van suscitando con el tiempo cuando el cansancio con exposición extrema al estrés es muy prolongado. 

¿Cómo sabemos que no tenemos un simple cansancio? 

El agotamiento es prácticamente la suma de múltiples factores de cansancio continuo. Usted puede estar agotado de un entrenamiento extenuante de un ejercicio específico. Si come bien y descansa al siguiente día se recupera.  

Hoy en día las personas no recurren al sentido común ni escuchan su cuerpo, todo es llenar expectativas y vivir con números: ¿Cuántas veces fui al gimnasio? ¿Cómo estoy en la balanza?, ¿Cómo me veo?, pero no se trata solo de esto, hay otros síntomas que nos permiten saber cómo estamos de salud, no solo estéticamente. 

Si te despiertas en el mañana excesivamente agotado, con nubes mentales, y empiezas a perder memoria a corto plazo, esas son manifestaciones de estrés excesivo. Bajo estas condiciones hacer ejercicios no es favorable, trabajar con la mente te resultará difícil y entonces es más que necesario el descanso para lograr la recuperación.

¿Cuál es la diferencia entre agotamiento físico y mental?

El físico es asociado a exceso de actividad física y el mental a preocupaciones y poco tiempo para distracción mental.  

Una persona sedentaria que siente cansancio no es por ejercicio, es por exceso de estrés emocional. Para el cuerpo humano la manifestación fisiológica o química de un estrés es la misma en la repuesta de hormonas, la diferencia es qué te está causando ese estrés. 

¿Cómo podemos prevenir el agotamiento?

Durmiendo y descansando.  

Usualmente ese tiempo debe ser entre siete y nueve horas, pero más importante que la cantidad de horas es la calidad del sueño. Dormir completamente oscuro, sin celulares al lado de la cama. 

Y como forma preventiva se pueden utilizar algunos adaptógenos como la  Rhodiola, Ashagwandha y algunas vitaminas como las del Grupo B, en especial el ácido pantoténico o B5.

¿Hay alimentos que nos ayuden a combatir o prevenir el agotamiento?

Algunos alimentos pueden facilitar el descanso en la noche, por ejemplo, las proteínas ricas en triptófano, que es un aminoácido, como el pavo, la pechuga de pollo, el pescado. Ese tipo de alimento favorece la producción del triptófano.  

La ingesta de carbohidratos complejos por la noche ayuda también, porque reduce los niveles de dopamina y aumenta la serotonina, que son neurotransmisores.

Definitivamente los alimentos tienen un impacto en nuestra función cerebral. 

¿Consumir alimentos, bebidas o medicamentos que nos proporcionen energía son una alternativa válida para combatir el agotamiento?

Son una alternativa cuando no hay otra salida. Lo más recomendable es descansar. 

Juan Carlos Simó

Coach especialista en nutrición y transformación de estilos de vida

Centro Vida y Familia Ana Simó

Imagen tomada de: hondudiario.com

Visto 1111 veces

Buscar Articulos

124e1aa9 71a4 4c36 8a57 45b0b45a71ae

Banner300x300 WP