+1 809 566 0948 info@centrovidayfamilia.com

Bienestar Emocional

“¿Y qué hago ahora? La vida después del dolor”

  • Posted on:  Viernes, 08 Septiembre 2017 18:54
  • Escrito por  Karem N. González.

“No es el cambio lo que produce dolor, sino la resistencia a él”.

Buda.

Llega un paciente a la consulta, angustiado, triste, voz quebrada y ojos llorosos. En su discurso queda evidente la desesperanza y el vacío, ¿y qué yo hago ahora, doctora?...

La vida es una constante de variables, de cambios y de pérdidas. Es un redefinirse continuo. Desde niños cargamos con sueños e ilusiones que van tomando forma en la medida que vamos creciendo y se van sumando personas en ella. Nos creamos una fantasía. Cuando se rompe esa fantasía o ilusión, nos embarga un profundo dolor, desesperanza, y tristeza. Este proceso de readaptación ante  una pérdida, se llama duelo.  

El duelo es un proceso de adaptación ante una pérdida física o simbólica. Entendemos el duelo como parte de un ritual mortuorio y no necesariamente es así, la pérdida (real o simbólica), no solo involucra una ausencia física sino también psicológica o emocional. Divorcios, enfermedad, rupturas amorosas o perder a un amigo, incluso perder el empleo, son también duelos. Es un proceso largo y tedioso. No existe un parámetro de tiempo ni un indicador de cuánto  tarda. Lo que hace que un duelo sea más o menos intenso es el vínculo con aquello que se ha perdido, no importa cuánto tiempo duró la relación, ni los planes en común, sino la energía invertida y el nivel de conexión entre esas dos personas.

En el duelo se conocen fases que son normales sentirlas: culpa, vergüenza, frustración, pero sobre todo dolor. El dolor en un duelo nace de la sensación de una ilusión rota. Es la primera respuesta ante una perdida. Hacerle frente a este dolor significa reconocer que lo que estuvo ya no estará, e implica redefinir mi yo y mi historia. Significa aceptar que mi proyecto fracasó y necesito armar uno nuevo.

El duelo como proceso, tiene un final. El dolor debe tener un cierre: mientras más se permanezca navegando en el recuerdo, se mantiene vivo el dolor, manteniendo viva la fantasía que se rompió, por ejemplo: ver fotos viejas, leer conversaciones pasadas, escuchar notas de voz antiguas, etc, con la fantasía de revivirlo, ahogándote en dolor cuando toca enfrentar la realidad. El duelo es un proceso de readaptación y redefinición, cuando armes tu nuevo proyecto, el viejo proyecto deja de tener importancia.

Karem N. González.

Psicóloga Clínica, especialista en psicología de la salud.

Centro Vida y Familia Ana Simó

Imagen tomada de: lamenteesmaravillosa.com 

Visto 1135 veces

Buscar Articulos

124e1aa9 71a4 4c36 8a57 45b0b45a71ae