+1 809 566 0948 info@centrovidayfamilia.com

Bienestar Emocional

El fantasma del recuerdo

  • Posted on:  Jueves, 14 Septiembre 2017 16:02
  • Escrito por  Karem N. González.

Los recuerdos son representaciones del pasado almacenadas en la memoria, ya sean imágenes, sonidos, olores o incluso sensaciones, tienen la capacidad de transportarnos hasta ese momento vivido. Estos, guardan una función especial, los recuerdos sirven como una especie de archivo donde se registran situaciones desagradables para ser evitadas, y las satisfactorias para ser repetidas. Hasta ahí muy bien, ¿Cuál es la otra parte de los recuerdos? Mantienen viva una ilusión.

Hay personas que se alimentan del recuerdo.  Existen una forma de pensamientos, llamados “pensamientos intrusivos”, estos suelen camuflajearse en el inconsciente humano en forma de recuerdos. De repente no puedes dejar de pensar en tu ex, o de la vez que cometiste un error, y esta idea te perturba día a día, y no te permite avanzar. En ese momento reflexiona: ¿Qué te ata a ese recuerdo?

El sentido del recuerdo es señalar que aún queda algo, ese capítulo no se ha cerrado o tú no le quieres dar un cierre. Concéntrate a pensar, cuál es el contenido de esos recuerdos, y qué sientes automáticamente piensas en ellos. Muchas veces, los recuerdos son el analgésico a nuestro dolor emocional, dando un confort frente a la incertidumbre de que estará sucediendo en la actualidad con esa persona o escenario.  La angustia que disparan los recuerdos, se da porque solo en la aflicción recordamos las cosas buenas, nuestra memoria es selectiva y elige los recuerdos en función a su necesidad, por eje.: “me siento sola, no me siento respaldada”, de inmediato se dispara el recuerdo del ex, “que era tan atento”, pero no recuerdas que era celoso, mentiroso, etc.

Para vencer el tormento de un recuerdo, o pensamientos intrusivos, se empieza con evitar reforzarlos. Toda conducta que se refuerza, se instaura.  Esto es: no comparar situaciones, personas ni escenarios, y no seguir viviendo en el recuerdo. En términos concretos: borrar fotos, notas de voz en whatsapp, videos, frases que se compartían, etc. Se debe cerrar la fuente que mantiene vivo el recuerdo.

Al principio es angustiante porque se habla de desprenderse de un hábito que a menudo se confunde como una necesidad, pero en la medida que deje de ser reforzado, este hábito ira perdiendo fuerzas. Llena esos espacios con otras actividades, y crear nuevos recuerdos más satisfactorios, y propios.

Definitivamente lo que ya pasó, pasado es y no podemos cambiarlo. Lo que si podemos cambiar, es lo que pase a continuación… tú tienes el poder de sentirte triste por lo que acabó, o emocionarte por lo que va a pasar. Del mismo modo, tienes el poder de castigarte con el recuerdo, o liberarte con la oportunidad de crear. Tú decides ser atormentado por el fantasma, o liberarlo.

Karem N. González.

Psicóloga Clínica, especialista en psicología de la salud.

Centro Vida y Familia Ana Simó

Imagen tomada de: petrovaraskolnikov.wordpress.com

Visto 459 veces