+1 809 566 0948 info@centrovidayfamilia.com

Bienestar Emocional

No es tan fácil ser hombre

  • Posted on:  Viernes, 05 Enero 2018 18:39
  • Escrito por  Clara Céspedes

Con demasiada frecuencia, el hombre fuerte y silencioso es silencio sólo porque no sabe qué decir, y tiene fama de ser fuerte sólo porque se ha mantenido en silencio. (Winston Churchill)

La palabra “hombre” tiene muchas definiciones, siendo la más conocida la que se refiere a su postura ante la sociedad, a cómo debe ser realmente. De ahí las frases famosas: eres hombre y por tanto tienes que demostrarlo, no puedes ser tan débil, no llegarás lejos con esa actitud, deja tu sentimentalismo, tienes que ser fuerte por algo naciste varón. Pero a la vez, también se le critica su falta de sensibilidad ante algunas situaciones, su indiferencia, crueldad, frialdad y poca empatía. Por lo que los hombres se preguntaran: ¿qué quieren realmente de mí?

Históricamente el estereotipo de hombre es ser fuerte, no solo físicamente sino también afectiva y psicológicamente. Un ser frágil no entra en la descripción de ser masculino y entra en escena el machismo. Sin embargo, somos las mujeres quienes esperamos tener a nuestro lado un macho masculino con las siguientes características: un hombre fuerte, varonil, con una voz ostentosa, que sea su soporte, que no se derrumbe ante ninguna situación, un hombre valiente, echado para adelante, calculador, exitoso, seguro, que no dependa de mí ni de nadie, que no llore por los rincones, que emocionalmente sea neutro, que no sea tan sensible…entre otras cualidades. Y ese es el tipo de hombre que la sociedad tiene, construye y mantiene. Enmascarando la realidad del género masculino, llevándolo a dejar de ser ellos mismo y responder a las expectativas y exigencias sociales.

Para poder abordar con mayor certeza este tema y conocer con exactitud qué piensa  la población masculina ante la subestimación del sufrimiento masculino por parte de la sociedad  realicé una breve encuesta a algunos hombres y en su mayoría coincidieron en lo siguiente: -la sociedad nos ha anulado emocionalmente porque somos criados de acuerdo a construcciones culturales en las que se nos enseña el rol del héroe dominante (véase Disney, Marvel, DC...), y por ello se premia y se espera de nosotros un comportamiento concreto en el que no se incluye la expresión de nuestros sentimientos o sensibilidad. Se piensa que somos y debemos ser fuertes, impidiendo que nos expresemos a nivel afectivo, dígase dejarse ver vulnerable, triste, sufrido, suprimiendo el llanto, porque si no somos unos pusilánimes e inservibles. Esto trae como consecuencia que nosotros los hombres no seamos capaces de manifestar nuestros sentimientos y frustraciones, debilidades, impidiendo así una correcta canalización emocional.

La programación estructurada que les hacen a las mujeres es el perfil de un hombre que no sufre, que no siente, que es frío...etc..... Por ende, la mujer por su parte ha fomentado  esta creencia, pues cuando el niño va a llorar siempre le dice, -los "niños no lloran", "fuerte como tu papi" y frases que solo han contribuido a extender aún más un tabú retrógrado. De manera que las causas más cruciales son: los tabúes aprendidos de nuestros antes pasados, los problemas de ignorancia y la presión social de no dejar ser. Todo esto viene dado porque no se cree en el sufrimiento masculino.

Hasta nosotros mismos nos cuestionamos y no nos gusta ver a otro hombre llorar. Ante una sinceridad de nuestra alma. -"Pareces un mujercita, míralo afligido como las mujeres". No es que los hombres no sufran, es que está "prohibido" sufrir, por lo tanto no existe eso en el imaginario social. Por costumbre a muchos nos educan para que no expresemos nuestros sentimientos. Resultando que no se tome tanto en cuenta el sufrimiento masculino-.

Agradezco a cada hombre que con mucho gusto respondió mi pregunta y me ha permitido poder escribir acerca de su realidad. A ellos y a todo el que puede leer este artículo le digo lo siguiente: expresarnos emocional y afectivamente nos hace bien y tanto el hombre como la mujer tienen derecho a manifestar sus sentimientos, a no reprimir lo que siente. Les exhorto a que empecemos a cultivar la liberación afectiva y psicológica masculina, a que eduquemos a nuestros hijos, sobrinos y vecinos varones a ser sensibles, a que se permitan ser emocionales, sobre todo a no anular sus emociones negativas (miedo, tristeza, fracaso, soledad, etc.).

Vamos a darnos la oportunidad de ser quienes quieren ser, darse cuenta de que no es tan difícil ser hombre si desde ya se empoderan y se permiten ser emocional, aceptar el llanto, la tristeza, hablar con toda naturalidad de su sufrimiento, de su senilidad.

“Cuida tus propias emociones y nunca las subestimes.”

(Robert Henri)

Clara Céspedes

Psicóloga clínica, especialista en psicología general y sanitaria

Centro Vida y Familia Ana Simó

Imagen tomada de: descubresubconsciente.com

Visto 393 veces
Más en esta categoría: « Mi amor tiene límites

Buscar Articulos

124e1aa9 71a4 4c36 8a57 45b0b45a71ae

Banner300x300 WP