+1 809 566 0948 info@centrovidayfamilia.com

Bienestar Emocional

Tengo VIH…sigo siendo humano

  • Posted on:  Miércoles, 14 Febrero 2018 14:13
  • Escrito por  Clara Céspedes

“Yo no soy VIH…soy pendenciero, amiga, amorosa, distraído, divertida, zurdo, ocurrente, obsesivo, trabajadora, bonachón…Soy más que el VIH” (Anónimo)

El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) ataca las defensas del cuerpo, desarrollando en su última etapa el SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Humana), ésta enfermedad solo les da a los humanos. – Me han diagnosticado VIH, ¿puedo abrazar a mis hijos? ,  ¿Tengo que  aislarme?, no quiero contagiar a mi familia… El virus no se transmite a través del contacto social, dígase un abrazo, por compartir un vaso, cuchara, sillas, por hablar y dormir en la misma cama. Se puede adquirir de la siguiente manera: vía sexual, sanguínea y perinatal.

 Las campañas educativas y preventivas  que están haciendo las instituciones que trabajan con VIH, han logrado un poco la disminución de la transmisión del virus. No obstante, los tabúes que hay respecto al uso del preservativo, sigue siendo un muro para evitar el contagio.  Quiero resaltar que el uso correcto del condón no solo evita un embarazo o el VIH, también nos protege de otras infecciones de transmisión sexual.

Hago referencia a como se transmite el virus por los prejuicios, mitos y estigma que tiene esta enfermedad, causando sufrimiento en  la persona que vive con VIH por sentirse discriminados. Quien vive con esta afección médica no deja de ser un ser humano, su valía personal no desaparece o disminuye.  Al igual que el resto de la población sus derechos básicos no varían.

Quien vive con la condición si mantiene una buena adherencia a los antirretrovirales no muere de VIH, ya que el tratamiento logra detener la reproducción del virus en la sangre y mantener las defensas del cuerpo altas, evitando las enfermedades oportunistas.  Así como la persona que tiene diabetes, lupus, fibromialgia, cáncer, problemas cardiovasculares u otra enfermedad crónica requieren apoyo, comprensión y aceptación, lo mismo quien vive con VIH.

Actualmente en nuestro país y en pleno siglo XXI a la mayoría les cuesta aceptar esta enfermedad, asimilarla como cualquier otra afección médica y afrontarla como tal. Se entiende que el VIH en comparación con otras condiciones de salud, tiene un origen un tanto negativo ante la sociedad, por estar asociada con la conducta sexual.  Pero dicho inicio de lo que hoy día se ha convertido en una batalla sin final no puede seguir siendo un obstáculo para poder ganarle al VIH, lograr ayudar a quienes viven con miedo a ser despreciados, a perder su trabajo,  su familia, su vida…si ante la sociedad queda al descubierto que es VIH positivo.

La estigmatización o rechazo tiene un impacto negativo en la salud psicológica de quien vive con el virus, causando baja autoestima, sentimiento de culpa, depresión, ansiedad, estrés, vergüenza y la disminución de la adherencia al tratamiento con los ARV (antirretrovirales).  En consulta quedo atónita cuando un paciente me dice que abandona el tratamiento, que para vivir así prefiere morir, que no sabe cómo su pareja, padres, familias y amigos cercanos le verán ahora que tiene VIH. La situación económica, los efectos secundarios de los medicamentos u otras situaciones, no afectan tanto al paciente como la respuesta de la sociedad a la enfermedad.

La forma de pensar o percibir esta  enfermedad no cambiará por leer estas líneas, busco despertar tu curiosidad en cuanto al VIH/SIDA, que va más allá de los mitos, prejuicios y estigmas que nos ha inculcado la sociedad, que no seas parte de la discriminación, aislamiento y rechazo que siente quien padece y vive la discriminación por tener el virus. Es solo una condición de salud, la misma no le hace menos ni diferente a los demás. Tiene derecho a la vida, a tener un trabajo digno, una pareja, una familia.

A ti que vives con VIH, no te desvalorice, eres un ser humano que vale por lo que es, una persona importante, digna y con todo el derecho del mundo a ser respetado, aceptado, a que se te quiera y a tener calidad de vida. No te hagas parte de la estigmatización, busca ayuda médica, psicológica y comunitaria, no seas el primero que se rechaza.

“La aceptación es hacer las paces con tu realidad” (Rafael Vídac)

Clara Céspedes

Psicóloga clínica. Especialista en psicología general y sanitaria

Centro vida y Familia Ana Simó

Imagen tomada de: www.adnradio.cl

Visto 136 veces
Más en esta categoría: « No es tan fácil ser hombre