+1 809 566 0948 info@centrovidayfamilia.com

Bienestar Emocional

"Mi marido cree que me estoy volviendo loca", me decía una consultante mientras me contaba que en los últimos meses desde que su madre murió ha hecho muchos cambios en la casa: ha pintado una habitación entera, ha modificado los muebles del lugar donde su madre los tenía, ha guardado toda su ropa, ha pintado varios cuadros y ha realizado muchas pero muchas más actividades. Este, es tan solo un ejemplo de cómo las personas podemos reaccionar ante el dolor de la pérdida de un ser querido.

Tú decides el momento

Qué hermoso es ser solidario, entregar sin esperar, dar hasta que duela, ofrecer el tiempo, la escucha, el afecto. La satisfacción de servir a otros es incomparable, sin embargo, cuando damos tanto y nos olvidamos de alimentar al cuidador, nos podemos desgastar y colapsar.

Estrés Aprendiendo a manejarlo

  • Viernes, 24 Junio 2016 13:58
  • Escrito por

Hoy en día vivimos con una rapidez que asombra, estamos sumergidos en una inmediatez que nos lleva muchas veces a no disfrutar los procesos y esto a la vez nos hunde en el Estrés. 

Vivir hasta los 100…

La esperanza de vida, que no es otra cosa que la media de la cantidad de años que vive una población en un cierto período, ha aumentado tres meses por año desde 1840 hasta la actualidad. No es poca cosa, tomando en cuenta que este crecimiento ha sido mayor que el que anteriormente se produjo en 6,6 años de evolución.

¿Y ahora qué?

Con cada cambio en la vida puede surgir un periodo de crisis en el que la angustia nos consume en una tristeza que se hace física, que nos quita el aliento. Nos sentimos desesperados en un grito silente que quiere salir del pecho y nos ahogamos en la incertidumbre de lo que pueda pasar, ahora que nos damos cuenta de que no tenemos el control de aquello que creíamos poseer, aquello con lo que nos sentíamos cómodos, seguros, satisfechos, incluso acostumbrados. Cuantas veces la vida nos quita lo más preciado que tenemos, lo que más queremos, cuantas veces nos mueven el piso y caemos en un abismo oscuro del que no creemos poder salir.