+1 809 566 0948 info@centrovidayfamilia.com

Artículos

Un buen padrastro… ¿Se improvisa?

El rol de padrastro puede incluir requerimientos y atribuciones muy diferentes en un caso u otro y el éxito sin duda dependerá en gran parte de la habilidad de quien lo desempeñe para integrarse a la dinámica de ese grupo familiar de una manera que llegue a ser satisfactoria tanto para sus propias expectativas como para las de la mujer a la que se une y su(s) hijo(s).

Cuando los hijos no cumplen las normas

Una de las mayores dificultades que madres y padres expresan al hablar de la crianza y la educación de sus hijos es la del cumplimiento de normas: “¿por qué mi hijo/a no me obedece?, ¿qué puedo hacer cuando se niega a hacer algo?”. Este tipo de situaciones son muy cotidianas en las familias y se repiten prácticamente a diario. La desesperación y la falta de control ante la situación hacen que a raíz de esto se desencadenen otros problemas en la relación entre progenitores e hijos, como puede ser la falta de respeto, la violencia o el sentimiento de incapacidad por parte de los adultos sobre cómo educar a sus propios hijos.

Hablemos de ansiedad

En muchas ocasiones podríamos sentir que nuestra vida se encuentra en amenaza por diversas situaciones, como cuando un perro nos sale de repente o cuando sabemos que un asaltante nos va a atracar. En este momento, comenzamos a sentir como nuestro cuerpo se prepara para “pelear o huir“, se desencadenan en nuestro cuerpo todas las sustancias necesarias para enfrentar la situación o salir corriendo para preservar nuestra vida.

De manera automática nos vamos sumergiendo en un sin número de entidades a nivel social, que ni siquiera “entendemos” que deben ser así, sino que las vamos ejerciendo por inercia. Una de esas actividades es relacionarnos en pareja. Una cosa es que el ser humano necesite tener a una persona a su lado por asuntos existenciales, y otra que creamos que vivir relacionados con una pareja sea algo que viene en nuestro código genético.

Shock, incertidumbre, llanto, confusión, lastimados, son una ínfima parte de lo que pudiera experimentarse al momento de un evento traumático: que puede ir desde un accidente de tránsito, un desastre natural (ciclón, terremoto, inundación, deslizamiento etc…) hasta  un  asesinato, una violación, un suicidio, una enfermedad catastrófica, divorcio, abandono por parte de alguien importante para nuestras vidas, el despido inesperado de un trabajo… el punto común: es todo aquello que modifica el porvenir y las expectativas de futuro de una o varias personas, suponiendo consecuencias negativas y/o pérdidas,  ya sea a corto, mediano o largo plazo.