+1 809 566 0948 info@centrovidayfamilia.com

Mujer

Soy mujer y soy exitosa

  • Posted on:  Miércoles, 08 Marzo 2017 20:48
  • Escrito por  Heidy Camilo

Al definir a la mujer de manera inmediata se suele pensar en el lápiz labial, vestidos, maquillaje, tacones y niños/as; al diferenciar sexualmente a la mujer del hombre, se debe hablar de los genitales y órganos reproductores como son la vulva, útero, ovarios, trompas de Falopio, entre otros.

La feminidad sin embargo, corresponde a la construcción de género, es decir, son las características que la sociedad le coloca a la hembra de la especie humana.  La feminidad se define como un conjunto de características físicas, psíquicas o morales que se consideran propias de la mujer o de lo femenino, en oposición a lo masculino,

En la antigüedad el concepto de feminidad se asociaba a la capacidad de ser una mujer pulcra, ordenada, delicada, sensible, tierna y con actitudes marentales y hogareñas.  En la actualidad esta visión se ha complicado, pues no solo se le exige a la mujer las características y roles antes descritos; también se le exige ser profesional o tener un oficio remunerado económicamente.  Tener además cuerpos perfectos, continuar con sus estudios, ser independientes y más.

Creando una especie de leyenda urbana, donde la mujer se convierte en una “heroína” donde salva a todos y a todo, una mujer actualmente solo es considerada como “maravillosa” cuando continua cumpliendo los roles tradicionales, como es casarse, tener hijos y ocuparse de que su casa este ordenada y limpia. Pero también debe cumplir con las expectativas del mundo de hoy, ser ejecutiva, empresaria, una especie de “femme fatale”,  cumplir con los cánones de belleza de hoy y todas las esperanzas de la familia de origen sobre ser sobresaliente en todas las áreas de la vida.

Esto provoca mujeres cansadas, drenadas y con un cansancio eterno. Sobregiradas en las cargas de su vida. Viviendo con dolor. En ocasiones llegan a experimentar culpa por no querer cumplir dichas expectativas. 

Pero qué  pasa cuando a una mujer no le interesa cumplir con esos roles, ejemplo si no desea casarse y mucho menos tener hijos, la misma será cuestionada y en muchas ocasiones discriminada. Juzgada y alejada inclusive de la familia de origen. Para las sociedades machistas es imperdonable y no entendible porque una mujer no desea contraer matrimonio y tener hijos. Son consideradas como lesbianas. Esto es falso, es un mito pensar que todas las mujeres desean ser madres o esposas.

Por otro lado, ciertas corrientes del feminismo cuestionan a la mujer que desea ser madre y esposa y que no le interesa trabajar fuera del hogar, no solo la cuestiona, en ocasiones la sataniza y las llama “obstructoras de la evolución de la mujer”, pero no esto al final un acto de discriminación. Pues la elección de esta decisión cuando se hace desde la conciencia también es un acto de libertad.

La definición de éxito debe ser considerada desde la visión individual de la mujer.  Sin importar la decisión que se tome, la misma debe ser tomada desde la libertad nunca desde la necesidad de aceptación, el miedo, la vergüenza  o culpa.  Sentirnos orgullosas de quienes somos es el mayor acto de amor propio.

Heidy Camilo H. M.A

Terapeuta sexual y de pareja

Centro Vida y Familia Ana Simó

Imagen tomada de: www.lasverdadesdemiguel.net

Visto 745 veces
Más en esta categoría: « Aceptando mi cuerpo