+1 809 566 0948 info@centrovidayfamilia.com

Niños y Adolescentes

¿Qué convierte a un hombre en padre?

  • Posted on:  Viernes, 21 Julio 2017 16:38
  • Escrito por  Lic. Nadia Coradín

El Día del Padre, que en nuestro país es este 30 de julio, se celebra en conmemoración de aquellos hombres que realizan su rol de padres y que son una parte activa y vital de su ambiente familiar. En este día se rinde homenaje a la paternidad y a la función de los hombres en la vida y el desarrollo de sus hijos/as.

A pesar de tratarse de una celebración, este día puede tornarse difícil para muchas personas. Por un lado tenemos a las madres que están criando a sus hijos/as solas ya que no reciben ayuda del padre, algo que se ve frecuentemente en terapia. También, dentro de esta situación se encuentran los chicos y chicas que crecen con sentimientos de abandono y un vacio emocional a causa de una figura paterna ausente y/o maltratadora.

Sin embargo, por otro lado, vemos a los padres que sí asumen su rol dentro de la familia y que no reciben tanta algarabía como la figura materna en el Día de las Madres. Estos hombres a veces pasan desapercibidos por nuestra sociedad, pero realmente son dignos de celebrar, ya que ellos son figuras activas en la crianza de sus hijos/as y que asumen su función de padre al pie de la letra.

Es creencia de generaciones anteriores que el rol de padre se cumple solamente apoyando en el ámbito económico, pero ser padre es mucho más que eso. La generación actual, a partir de las carencias emocionales vividas en sus historias familiares, se ha dado cuenta de lo vital que es ser un padre ejemplar en la vida de sus hijos/as.

Hoy en día vemos padres que están solos criando a sus hijos e hijas, y que tienen que cumplir con sus funciones laborales y también las parentales. Otros que se muestran ansiosos por hacer un buen trabajo en la crianza. Figuras paternas que sufren de estrés porque quieren proteger a su pareja y a sus crías, que sienten que tienen el peso del mundo en sus hombros al trabajar para cubrir las necesidades de su familia. Y padres que disfrutan de su rol paterno, y que aprovechan cada minuto para vivirlo hasta más no poder.

Pero en sí, ¿Qué es lo que convierte a un hombre en padre? Ser padre va más allá del acto de procrear a una criatura, pues un padre es aquel ser que está presente emocionalmente para sus hijos. Como sabemos, el aspecto económico es importante, pero no es lo esencial a la hora de criar, lo vital es la relación de cercanía que se crea con los hijos.

Un padre que cumple con sus hijos/as es aquel que: les apoya cuando lo necesitan, les brinda amor y cariño de manera incondicional, les ofrece palabras de aliento, les ayuda a reconocer y manejar sus emociones, pero más que nada es aquel que les escucha.

Un “buen” padre admite cuando se equivoca, ya que es humano, pero siempre trata de dar lo mejor de sí en el cumplimiento de su función. Aquel padre es el que evalúa que habilidades parentales posee y cuales aún le falta por mejorar.

Una figura paterna ejemplar ofrece apoyo a su pareja en el día a día, para que entre ambos puedan llevar hacia adelante a su familia. Es también alguien que pone límites, sabe decir que no, pero sin violentar a sus crías. Al fin y al cabo, los niños, niñas y adolescentes necesitan que les demuestren que son amados de manera incondicional, y esto incluye cuando no se están portando “bien”. Incluso, ese es el momento en el que más lo necesitan.

En fin, un “buen” padre es aquel que brinda tiempo, amor, respeto, límites y un buen ejemplo a sus hijos/as. Es importante recalcar que esta figura no nace de la nada, sino que se hace en la labor del día a día, y ¿qué mejor forma que educarse en su labor de cuidador que con el “ajetreo” diario que vive con sus hijos/as?

Les invito a analizar el día de hoy el rol que usted como padre cumple en su familia. No hay mejor manera de ser buen padre que simplemente preguntándole a su familia que necesita de usted, y a partir de ahí, dentro de lo que sea humanamente posible, brindándole a ésta su presencia y amor.

Claro, nunca debemos olvidar que nadie es perfecto, y que hasta los buenos padres necesitan un descanso. Hoy en su día, les extiendo unas cordiales felicitaciones a aquellos padres que a diario luchan por ser buenos modelos para sus hijos e hijas. ¡Sigan así! Y hoy más que nada, a disfrutar y relajarse en familia, ¡se lo merecen!

Lic. Nadia Coradín

Psicóloga Clínica Infanto-Juvenil, M.A.

Centro Vida y Familia Ana Simó

Imagen tomada de: www.lafamilia.info
Visto 1246 veces