+1 809 566 0948 info@centrovidayfamilia.com

Niños y Adolescentes

Disciplina y puesta de límites en el hogar

  • Posted on:  Jueves, 28 Septiembre 2017 18:22
  • Escrito por  Belén Baralt

Una de las interrogantes de padres y madres en la actualidad, ha sido sin duda como llevar a cabo una adecuada educación hogareña donde la obediencia y puesta de límites propicie una favorable dinámica familiar. En algún momento de la crianza, los padres han manifestado su preocupación ante cual es realmente la ¨receta¨ para estos fines; pero la realidad es que para afianzar la disciplina se ha de necesitar que desde pequeños los iniciemos en este proceso.

Cabe mencionar, que la disciplina se logra de manera gradual, y por lo tanto para obtener un resultado satisfactorio es necesario proceder en un rol activo para lograr nuestros objetivos. Para educar en base a límites sanos, a continuación podríamos mencionar algunas pautas a seguir como son:

  • Integrar normas claras con relación a la edad y desarrollo actual del niño o niña.
  • Ofrecer una instrucción a la vez, no asignar varias al mismo tiempo.
  • Realizar la corrección con amabilidad y firmeza.
  • Evitar alterarse en el proceso ensayo-error, manejar las emociones del momento.
  • Explicar de forma precisa y en lenguaje simple el por qué su conducta no fue la adecuada o  la esperada.
  • Recurrir al diálogo para encontrar consecuencias alcanzables.
  • Cumplir las consecuencias acordadas según la gravedad del acto cometido.
  • Elogiar los logros obtenidos sean pequeños o grandes, tratar de en lo posible ofrecer premios no materiales (abrazos, paseos familiares, etc.)

El tener tolerancia y objetivos alcanzables suponen la clave para el manejo de la situación y/o berrinches que podrían surgir en este proceso. Con ello, obtendremos el respeto y la atención del menor, además se podrán evaluar conjuntamente las causas de la situación estresante para simultáneamente buscar una consecuencia por sus actos, y adquirir un avance palpable del mismo. Cuando el niño/a es partícipe en la asignación de sus consecuencias asume desde otra perspectiva su responsabilidad.

Para finalizar, clarificar que los padres son la guía y soporte para el establecimiento de normas o límites, pero además es parte de su deber incorporar la disciplina en base al desarrollo socio-afectivo del niño o la niña. Recordar y afianzar nuestro rol como modelo para conductas futuras en los hijos/as, ya que con respeto y amor mantendremos un ambiente de paz y armonía en nuestras familias.

 

Belén Baralt, M.A.

Máster en Psicología Clínica Infantil y Adolescente

Centro vida y Familia Ana Simó

Imagen tomada de: zenparent.in/parenting

Visto 493 veces