+1 809 566 0948 info@centrovidayfamilia.com

Rompiendo los mitos del huevo

  • Posted on:  Lunes, 31 Octubre 2016 19:05
  • Escrito por  Dra. Carmennela Matos

Este alimento tan importante para nuestra nutrición ha sido satanizado con el pasar de los años,  refiriendo que este era el causante del aumento del colesterol en las personas. Ya  hoy en día se ha demostrado que no es así.

En 1973, la Asociación Americana del Corazón recomendó limitar la ingesta de huevos a un máximo de tres por semana. Esta idea fue aceptada durante años por los responsables sanitarios, quienes a su vez la transmitieron a la población general.

Sin embargo, el efecto que el colesterol dietético (el ingerido a través de los alimentos) ejerce sobre los niveles de colesterol plasmático (el presente en la sangre) en personas sanas es mínimo y depende en gran medida de factores individuales como la genética, el peso corporal o los hábitos de vida (actividad física y tabaquismo).

Se ha comprobado, en cambio, que el consumo excesivo de grasas saturadas (presentes en alimentos de origen animal), grasas trans o parcialmente hidrogenadas, sí puede afectar los niveles de colesterol en sangre, como por ejemplo las carnes grasas, embutidos, crema, manteca, lácteos enteros, aceite de coco o palma y frituras y también aquellos subproductos elaborados con estos ingredientes.

Múltiples estudios publicados en los últimos años confirman que a pesar de su contenido en colesterol (unos 200mg/unidad) el consumo de huevos no eleva el riesgo cardiovascular en personas sanas, puesto que aporta fosfolípidos y grasas insaturadas en su composición, junto a algunas vitaminas y antioxidantes que favorecen la prevención de la arterioesclerosis. Según las más recientes recomendaciones, el consumo de hasta un huevo por día no supone factor de riesgo alguno en personas sanas con una dieta variada y un estilo de vida saludable.

La yema de huevo solo tiene 7.8 gramos de grasa, equivalente a menos de 60 calorías y que a cambio te va a permitir absorber el resto de los nutrientes beneficiosos que también nos aporta como las vitaminas liposolubles y los antioxidantes. La yema también nos aporta ácidos grasos Omega 3 (ALA, EPA, DHA), aporta casi la misma cantidad de las proteínas que contienen las claras, contienen vitaminas como ácido fólico, del grupo B (en mayor proporción la B12), las vitaminas liposolubles (A, D, E), las cuales solo se absorben en presencia de grasa. También contiene minerales tales como el potasio, calcio, fosforo, hierro, yodo, magnesio, zinc y calcio. Antioxidantes como inositol, luteína, colina y coenzima Q (CoQ), que también necesitan un medio graso para absorberse, son factores  importantes en reducir el riesgo de enfermedades oculares graves, (algo importante es que la CoQ se pierde al freír el huevo, pero se conserva al hervirlo).

Recomendaciones finales:

  • Consuma 1 huevo diario. Posee un alto valor nutritivo, es aceptado por todos, es económico, fácil de preparar y es considerado un alimento funcional, así que, no le hará daño ni le va a engordar, solo tiene 78 calorías la unidad y se ha demostrado que por su aporte de proteína pueden contribuir a una mayor sensación de saciedad.
  • NO consuma huevo crudo. Las proteínas deben estar cocidas para que nuestro cuerpo pueda asimilarlo, también una cocción adecuada asegura que el huevo alcance la temperatura suficiente para destruir la salmonella, bacteria que puede estar presente y que es capaz de provocar diarreas. Para ello, la cocción debe superar los 60°c en todo el huevo.
  • NO se debe lavar antes de guardarlo en la nevera. La cáscara de los huevos es porosa y posee una fina película protectora. Cuando los lavamos, facilitamos el ingreso de posibles microorganismos, donde rápidamente proliferan. Sólo es aconsejable hacerlo inmediatamente antes de utilizarlos, limpiándolos con agua sobre la cáscara y secándolos, a continuación, con papel toalla. Si la cáscara está fisurada, evitar su consumo.
  • El color de los huevos no influye en su valor nutritivo ni en su calidad. El tono simplemente varía según la raza de la gallina.
  • La mujer embarazada puede consumir huevo. El colesterol que contiene es necesario para la vida y el desarrollo del futuro embrión; la Colina también ayuda a prevenir defectos de nacimiento, además de potenciar el desarrollo del cerebro y la memoria en los niños pequeños.
  • NO debemos eliminar la yema. Es la mayor fuente de vitaminas y minerales del huevo.

Dra. Carmennela Matos

Nutrióloga Clínica

Centro Vida y Familia Ana Simó

Imagen tomada de: upgraderevista.com

Visto 6368 veces