+1 809 566 0948 info@centrovidayfamilia.com

Azúcar: un asesino silente.

  • Posted on:  Martes, 27 Diciembre 2016 13:46
  • Escrito por  Dra. Carmennela Matos

El azúcar ha estado presente en nuestra dieta durante largos años en muchos alimentos que consumimos con frecuencia, hoy la vemos como uno de los peores ingredientes. La causa de este cambio de perspectiva son los efectos dañinos que el azúcar tiene en nuestro organismo ya que contribuye a la aparición de diferentes y muy graves enfermedades.

Aunque nos hemos acostumbrado al uso constante del azúcar en diversos alimentos y bebidas, la cantidad real que nuestro cuerpo necesita es mínima. La Asociación Americana del Corazón y la OMS recomiendan que no debemos consumir más de 25 gramos de azúcar añadida por día. Esto equivale a 6 cucharaditas de café o 100 calorías (menos de lo que contiene una lata de refresco).

La mayoría de las veces ni siquiera nos damos cuenta de que estamos consumiendo azúcar. Podemos encontrar diferentes tipos de endulzantes en productos de todo tipo: aderezos de ensaladas comerciales, jugos, néctar de agave, cereales de desayuno, mermeladas, helados, alimentos light, refrescos, quesos, frutas en almíbar, fórmulas para bebes, bebidas deportivas y también se encuentra oculta en la mayoría de los alimentos procesados. Para evitar el consumo de azúcar no deseado es importante leer las etiquetas y eliminar o limitar el consumo de aquellos productos que contengan algún tipo de azúcar añadida.

  • El azúcar no aporta ningún nutriente. Los endulzantes añadidos, como la sucralosa o el jarabe de maíz de alta fructosa, contienen un alto porcentaje de calorías vacías, por lo que no aportan nutrientes esenciales de ningún tipo. Debemos recordar que nuestro cuerpo requiere proteínas, grasas esenciales, vitaminas y minerales, pero el azúcar solo contiene energía.
  • El azúcar añadido afecta los dientes. Esto se debe a que el azúcar contiene partículas de energía digeribles que fomentan la aparición y crecimiento de bacterias en la boca.
  • Sobrecargar el hígado con azúcar puede causar la enfermedad del hígado graso no alcohólico. Cuando el azúcar se convierte en grasa en el hígado también genera colesterol negativo. Sin embargo, parte de esa grasa se queda y provoca hígado graso. Algunos estudios han demostrado que quienes tienen hígado graso suelen consumir 2 o 3 veces más azúcar en comparación con una persona sana.
  • El azúcar puede causar resistencia a la insulina, la antesala del síndrome metabólico y la diabetes. La insulina es una hormona vital para el funcionamiento de nuestro cuerpo, pues permite que la glucosa o azúcar en la sangre entre en las células y fomenta la quema de glucosa en lugar de grasa para crear energía. El exceso de glucosa en la sangre genera una reacción tóxica provocando una disfunción metabólica, la insulina deja de funcionar de la forma adecuada cuando las células se vuelven resistentes a ella. Esto se conoce como resistencia a la insulina y puede causar obesidad, enfermedades cardiovasculares, síndrome metabólico y diabetes tipo 2 con sus complicaciones como ceguera, insuficiencia renal o amputaciones.
  • El azúcar puede provocar cáncer. Muchos científicos creen que los niveles de insulina altos y constantes causados por el consumo de azúcar contribuyen a la aparición del cáncer. Esto se agrava con el hecho de que el azúcar facilita la inflamación, otro de los factores determinantes para el desarrollo del cáncer.
  • El azúcar tiene efectos únicos que promueven la obesidad. Los alimentos que contienen azúcar generan letargo o disminución de la actividad física y no genera saciedad en las áreas del cerebro que dominan el hambre. Con el tiempo, esto provoca una mayor necesidad de comer alimentos ricos en azúcar. Esto aplica para todas las edades.
  • El azúcar es altamente adictiva debido a la liberación de dopamina que produce. Al igual que las drogas, el azúcar promueve la generación de dopamina en el centro del placer del cerebro. Los alimentos endulzados artificialmente tienen ingredientes que no encontramos en los alimentos naturales y que nuestro cuerpo no puede controlar. Por este motivo, quienes son particularmente susceptibles a caer en una adicción corren riesgos con el azúcar. Mucha gente cree que esta adicción es menos peligrosa o seria que el resto de adicciones y no prestan mucha atención a su control.
  • El azúcar provoca niveles más altos de colesterol y problemas del corazón que la grasa. Por décadas hemos vivido creyendo que las grasas son la principal causa de problemas del corazón. Sin embargo, nuevos estudios han demostrado que es el azúcar, y no la grasa, la que ocasiona que las venas se tapen y disminuyan el riego sanguíneo. Este es uno de los efectos más peligrosos del azúcar en el metabolismo. Lo que indican los científicos es que el azúcar puede aumentar la cantidad de triglicéridos, disminuye el colesterol bueno, aumenta la cantidad de glucosa en sangre y los niveles de insulina en solo 10 semanas. Todos estos problemas terminan por aumentar las probabilidades de sufrir un ataque al corazón o enfermedad cardíaca.

Dra. Carmennela Matos

Médico especialista en nutriología clínica

Centro Vida y Familia Ana Simó

Imagen tomada de: mundomedicinal.com

Visto 1012 veces