+1 809 566 0948 info@centrovidayfamilia.com

Parejas y Sexualidad

Auxilio mi pareja es adicta al porno

  • Posted on:  Viernes, 20 Octubre 2017 18:07
  • Escrito por  Heidy Camilo H. M.A

“Maníaco sexual” “pervertido o enfermo” son solo algunos de los calificativos que solemos escuchar de personas cuya pareja consume pornografía.  Lo cierto es que según la encuesta de algunas páginas pornográficas 3 de cada 4 persona han visto pornografía y actualmente con  el auge de las redes sociales ya no es necesario visitar una página digital para observar dichas imágenes o videos, pues los mismos se comparten y se tornan virales.

Empecemos por definir la pornografía, la misma se define como  el género y  material que contiene y reproduce en cualquier formato (gráfico, visual) actos o relaciones sexuales de tipo explícito con el objetivo de despertar en el espectador o lector excitación y estimulación sexual.

En estas presentaciones los actores sostienen relaciones sexuales sin ningún tipo de restricción o simulación, es decir, el acto es real. Como consecuencia del alto contenido sexual que este tipo de contenido dispone es que se las califica como XXX. Esta calificación implica que están prohibidas para individuos menores de 18 años por el enorme contenido adulto que exhiben.

Esta disposición de calificación está avalada por la normativa de la mayor parte de los países donde se comercializan y exhiben estos tipos de contenidos. A este tipo de material se le suele llamar simplemente tripe X o porno.

Al hablar de adicción debemos tener claro este concepto. Se considera adicción  a una enfermedad crónica y recurrente del cerebro que se caracteriza por una búsqueda patológica de la recompensa y/o alivio a través del uso de una sustancia u otras conductas.

Esto implica una incapacidad de controlar la conducta, dificultad para la abstinencia permanente, deseo imperioso de consumo, disminución del reconocimiento de los problemas significativos causados por la propia conducta y en las relaciones interpersonales así como una respuesta emocional disfuncional. El resultado es una disminución en la calidad de vida del afectado (generando problemas en su trabajo, en sus actividades académicas, en sus relaciones sociales y/o en sus relaciones familiares o de pareja). La neurociencia actualmente considera que la adicción a sustancias y a comportamientos comparten las mismas bases neurobiológicas.

Al hablar de una adicción a la pornografía se debe decir que la persona consume grandes cantidades de horas y de recursos en buscar y consumir las producciones pornográficas, es decir, la cantidad de tiempo invertido en ver porno va a aumentando, al inicio es posible que solo fuera por poco tiempo y a escondidas.

Luego la cantidad de tiempo va en aumento interfiriendo con la dinámica laboral, familiar, conyugal, relacional y personal. Ya no es a escondidas y oportunista. La persona invierte tiempo importante en buscar y ver porno.  El adicto no controla su adicción, sino que vive en función de ésta: este es el eje y el condicionante de toda su rutina; si trata de salir repentinamente de esta rutina, se ve afectado por problemas de ansiedad y, por lo general, vuelve a caer en el consumo de su adicción.

En las relaciones donde uno de sus miembros es adicto a la pornografía (con frecuencia encontramos que es el hombre quien tiene la adicción) la pareja suele vivir un sentimiento de traición, de vergüenza, rabia y cierta culpa. En el hombre suele darse el ocultar dicha situación por vergüenza y en el mujer es común encontrar al inicio rabia y luego un auto cuestionamiento sobre si ella no es suficiente para él o si dejo de gustarle.

Al inicio las parejas tratan de manejar la situación, inclusive quien no es adicto trata de compartir esta actividad con el adicto pero con el tiempo la situación se cronifica, pues el que posee la adicción trata de reproducir con la pareja las imágenes que ve en las películas porno,  pero esto con el tiempo desagrada a la pareja e inician los conflictos. La vida sexual de  la pareja se ve afectada pues el adicto invierte mucho tiempo en ver porno y la pareja va perdiendo el interés de tener relaciones pues se siente cosificada por la pareja.

El adicto crónico puede llegar a perder el empleo pues de descuida del mismo, esto hace que la estabilidad económica de la familia se vea afectada y genera aun mas conflictos conyugales.

Al complicarse la situación adictiva, la pareja va a sostener frecuentes discusiones porque el adicto se aleja en términos emocionales, afectivos y físicos de todos los miembros de la relación. Además, si el adicto guarda los videos en el dispositivo móvil expone a los hijos (si los tienen) a ver en algún descuido dicho material no apto para ellos.

La intervención en caso de adicciones es multidisciplinario, pues cuando los niveles de ansiedad son elevados se debe hacer interconsulta con un psiquiatra. El trabajo terapéutico se basa en la modificación cognitivo/conductual. Es indispensable buscar ayuda en los casos de adicciones  pues la misma cuando no se busca asistencia, se cronifica y se torna peligrosa tanto para el individuo como para su familia.

Heidy Camilo H. M.A

Terapeuta sexual y de pareja

Especialista en violencia intrafamiliar.

Imagen tomada de: universal.org.ar

Visto 607 veces

Buscar Articulos

124e1aa9 71a4 4c36 8a57 45b0b45a71ae