+1 809 566 0948 info@centrovidayfamilia.com

Parejas y Sexualidad

La sexualidad humana de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) se define como:"Un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. 

¿Cuáles son las disfunciones sexuales más comunes y cuáles son sus causas? 

Tomando en cuenta lo que llega a consulta, podemos decir que Eyaculación Precoz (dificultad para darse cuenta de las sensaciones premonitorias del orgasmo, lo que dificulta aprender a controlar el reflejo eyaculatorio), Bajo Deseo Sexual en la Mujer (conflictos en la relación de pareja, estructuras de crianza restrictivas, problemas hormonales), Disfunción Orgásmica Femenina (destrezas sexuales para aprender a vivir la sexualidad de manera consciente, no dejarse llevar de las sensaciones excitantes, querer forzar el orgasmo). Refiere el sexólogo Ramón Almánzar.  Mientras Dr. Ana Simó relata que  entre las causas para dicha disfunción se encuentran, ansiedad, baja autoestima, conflictos de pareja, falta de educación.   Otras  causas se determinan con una  biografía sexual de la persona. Esta toma en cuenta la edad, sexo, historial médico, uso de fármacos u otras sustancias; conocimientos, prácticas, experiencias. De esta, se puede determinar con mayor precisión si la causa es de origen físico, emocional o mixto. Apunta el Dr. Fidel Valera.

Del latín phantasia (vocablo griego), la fantasía es la facultad humana que permite reproducir por medio de imágenes mentales, elementos que no pertenecen a la realidad. Estos sucesos pueden ser posibles (ejemplo fantasear con ir a la playa el próximo fin de semana) o irrealizables (ejemplo poder hablar con los animales). Todos los seres humanos en sus distintas edades y situaciones tienen fantasías o deseos a realizar.

¿Y si el amor no basta?

Es posible que tu relación de pareja haya sido maltratada por la indiferencia, la mala comunicación, actitudes equivocadas y falta de perdón. Si tu parte de la relación ha sido consumida por el dolor, la ira, la angustia o la desesperanza, tal vez  las crisis en tu relación hayan provocado un distanciamiento emocional, un alejamiento silencioso, creando una barrera en la que cada palabra que no sea guiada por el amor puede producir un abismo más hondo de pesimismo, provocando de esta manera un desgaste en el que se ve afectada la sexualidad, la afectividad y la comunicación. 

El apego mutuo en una relación de pareja no es malo, al contrario, es necesario para desarrollar y mantener el vínculo afectivo en la pareja. Pero en ocasiones este apego sano se convierte en un serio problema cuando produce dependencia emocional.