+1 809 566 0948 info@centrovidayfamilia.com

Psiquiatría

¿Realmente existe el trastorno por estrés postraumático (TEPT)?

  • Posted on:  Lunes, 22 Agosto 2016 18:11
  • Escrito por  Dra. Jeanette A. Taveras Pérez

Es casi seguro decir que a todos nos ha sucedido alguna vez,  que luego de experimentar o ser testigo de un evento que nos impacta, donde nos vemos expuestos ante una situación difícil o de peligro, ya sea relacionada a violencia, abuso o de tipo accidental, nuestras emociones se vean afectadas, produciendo miedo, ansiedad, tristeza al pensar o revivir lo acontecido. Pero, ¿Hasta dónde esto deja de ser algo pasajero y se convierte en un trastorno? ¿Se puede decir que existe un trastorno después de un trauma?

 

Si, el trastorno por estrés postraumático es una condición real, donde aproximadamente 7.7 millones de estadounidenses mayores de 18 años la presentan, según la Asociación Americana de Ansiedad y Depresión. Alrededor del 30% de las personas se ven expuestas a lo largo de su vida a algún acontecimiento traumático. De estas personas, entre un 10 y un 20 % desarrolla el trastorno. Los hombres experimentan más acontecimientos traumáticos que las mujeres, pero las mujeres tienen más probabilidades de sufrir experiencias que tienen una más alta probabilidad de provocar este trastorno en ambos sexos, como es la violación, que da lugar a un TEPT en el 50 % de las mujeres y el 65 % de los hombres.
¿Cuáles son los tipos de acontecimientos traumáticos más comunes?

Entre las mujeres es más común la violación, acoso sexual y violencia física.

Entre los hombres son más prevalentes la amenaza con arma, presenciar una agresión o asesinato y un accidente de tráfico grave.

En ambos sexos por igual: la muerte inesperada de un ser querido, accidente de tráfico que pone en riesgo la vida, presenciar una agresión o asesinato, asalto con violencia, amenaza con arma y catástrofe natural.

¿Y como se experimenta el trastorno por estrés postraumático?
A manera concisa podríamos tener 3 tipos de síntomas cardinales:
De intrusión: presentar constantemente recuerdos del trauma o “reviviscencias” que se producen de manera inesperada y que pueden incluir pesadillas o reacciones físicas, como una aceleración del ritmo cardíaco, sudoración y temblores.
De evitación: evitar a personas, lugares, pensamientos o actividades que hagan recordar el trauma; esto puede involucrar el sentirse paralizado y sin emociones, apartarse de familiares y amigos o “automedicarse” abusando del alcohol o de otras drogas.
De hiperexcitación: sentirse siempre alerta o irritable, tener problemas para dormir, tener dificultades para concentrarse, sentirse excesivamente suspicaz y sobresaltarse con facilidad, tener arranques de ira repentinos.
¿Qué puedo hacer si este es mi caso? ¿Podré superarlo?
Lo correcto es buscar la asistencia de los profesionales capacitados en salud mental, tanto psiquiatras como psicólogos ofrecemos un tratamiento integral para ayudar a la persona a rebasar las graves consecuencias del trauma desde varias directrices, dependiendo de las necesidades de cada caso particular y que buscan siempre regresar al estado de bienestar previo al trauma. Hay esperanza, no dudes en buscar asistencia, aquí en el Centro Vida y Familia estamos para ayudarte.

Dra. Jeanette A. Taveras Pérez
Médico psiquiatra
Centro Vida y Familia Ana Simó

REFERENCIAS:

https://www.adaa.org/understanding-anxiety/posttraumatic-stress-disorder-ptsd/treatment

http://www.cepvi.com/index.php/psicologia/articulos/trastorno-de-estres-postraumatico

DE JAMA, H. P. E. P. (2012). Trastorno de estrés postraumático.

Imagen tomada de: www.horapunta.com

Visto 1827 veces

Deja un comentario