+1 809 566 0948 info@centrovidayfamilia.com

Fui víctima de abuso sexual y mi esposo no lo sabe

  • Posted on:  Martes, 23 Enero 2018 13:59
  • Escrito por  Heidy camilo H.

El abuso sexual infantil es definido como una conducta sobre un menor que es usado como un objeto sexual por otra persona con la que mantiene una relación de desigualdad, ya sea en cuanto a la edad, la madurez o el poder, sin el consentimiento del menor. Para el marco legal de nuestro país, esta diferencia debe ser de 5 años.

Dentro de estos actos abusivos encontramos distintos tipos, como son: el tocar el cuerpo del menor o pedirle que el menor toque al adulto con intenciones de satisfacción sexual, la masturbación, sexo oral, exhibicionismo (el agresor se exhibe y le pide a la víctima que se exhiba) la pornografía infantil, exponer al menor a la pornografía, la violación y el estupro.

El abuso sexual infantil se realiza en un alto porcentaje en el entorno familiar, por lo que se suele esconder como si se guardaran esos secretos en un baúl del desván familiar. Solo el 10% de los abusos sexuales a menores son cometidos por desconocidos eso significa que el 90% de los casos ocurren dentro del entorno familiar de la víctima. Según datos suministrados por el consejo de Europa 1 de cada 5 niños/as son víctimas de abuso sexual.

La amnesia emocional o amnesia disociativa se origina por un acontecimiento traumático o estresante, que produce una incapacidad para recordar información personal importante. Las personas tienen lagunas en su memoria, que pueden abarcar desde minutos hasta décadas de su vida.

Las víctimas de abuso sexual infantil suelen presentar este tipo de amnesias y es la manera de evitar los recuerdos una vez han finalizado los abusos como medida de protección. Se evita recordar por una necesidad automática de supervivencia ya que se oculta a las personas cercanas que le podrían ayudar. El único interés es olvidar para dejar de sufrir y por un largo período de tiempo, se oculta en las profundidades para sobrevivir.

En la adultez, se trae a la conciencia esos recuerdos por diferentes vías como una llamada de atención para tomar las riendas de la vida. Los recuerdos pueden aparecer como flashbacks gracias a la actividad onírica que los reactiva, es decir, en los sueños. Otra forma en la que se activan estos recuerdos se presenta cuando la víctima inicia su vida sexual, la exposición a conductas sexuales pueden provocar una activación de los recuerdos o de los sentimientos relacionados al abuso que vivió.

Un elemento causal frecuente en algunos trastornos sexuales es el abuso sexual infantil, sobre todo en mujeres. Llegan a terapia luego de pasar un buen tiempo intentando poder tener un acercamiento sexual con la pareja, pero esto les resulta imposible, pues re experimentan el abuso.

Al evocar esa época, se intenta pensar que eso no fue real para no enfrentarse al dolor del alma infantil truncada por la traición de una persona cercana de confianza. Se oculta hasta que llega el día que explotan los recuerdos y las sensaciones como si los hubieran vivido ayer.

La pareja al no saber lo que está ocurriendo se desespera y asume ideas erróneas, como, por ejemplo: que no les gustan a sus esposas, que ellas ya no les quieren, que son “ñoñas”; pueden reaccionar también de manera muy agresiva e intentar tener relaciones sexuales a la fuerza con la pareja, lo cual cronifica el cuadro, pues esta mujer que ya fue víctima en su niñez vuelve a ser víctima de violación ahora por su pareja.

Es importante que toda víctima de abuso sexual infantil asista a terapia, pues el dolor del trauma no se olvida, pero se puede aprender a vivir con él. Las víctimas de abuso pueden tener vidas saludables, placenteras y funcionales, vida a la que todo ser humano tiene derecho.

  

Heidy camilo H.

Terapeuta sexual y de pareja

Centro Vida y Familia Ana Simó

Imagen tomada de: www.marcha.org.ar
Visto 576 veces