+1 809 566 0948 info@centrovidayfamilia.com

Psiquiatría

Ataques de sueño o narcolepsia

La narcolepsia es un trastorno del sueño, caracterizado por ataques de sueño repentinos, involuntarios y constantes. Una persona que padece de narcolepsia tiene gran dificultad para mantenerse despierto cuando lo requiere, causando somnolencia excesiva por lo general a las horas del día menos apropiadas. Estos periodos de somnolencia aparecen cada 3 o 4 horas y el impulso de querer dormir es incontrolable, causándole a quien lo padece un deterioro funcional en todas las áreas de su vida, es decir  a nivel laboral, familiar o social, además puede resultar peligroso si se presenta el ataque de sueño mientras conduce o en  alguna actividad que amerita un grado de concentración importante.  

Atentos a los síntomas de la Psicosis

Es muy frecuente en psiquiatría que nos encontremos con pacientes que presentan síntomas psicóticos, que son afectados por pérdida del sentido de la realidad y un deterioro en su funcionamiento mental. Este deterioro puede estar manifestado por ideas delirantes, alucinaciones, confusión y deterioro de la memoria. Esto conlleva un deterioro en el funcionamiento social, personal y laboral del individuo que la padece.

Las festividades de navidad y fin de año suelen ser la época más esperada por todos en nuestra sociedad. Los villancicos, las cenas en familia y amigos, los angelitos, los conciertos y actividades al aire libre, la decoración, es todo un aire envolvente de felicidad, esperanza y una vista hacia un nuevo año cargado de nuevas expectativas.

Amnesia disociativa

“Si cambias la forma en que miras las cosas, las cosas que miras cambian”.
Wayne Dyer.

Es casi seguro decir que a todos nos ha sucedido alguna vez,  que luego de experimentar o ser testigo de un evento que nos impacta, donde nos vemos expuestos ante una situación difícil o de peligro, ya sea relacionada a violencia, abuso o de tipo accidental, nuestras emociones se vean afectadas, produciendo miedo, ansiedad, tristeza al pensar o revivir lo acontecido. Pero, ¿Hasta dónde esto deja de ser algo pasajero y se convierte en un trastorno? ¿Se puede decir que existe un trastorno después de un trauma?